Barba azul y la “buena” madre.

“-Tengo que ausentarme durante algún tiempo. Si quieres, invita a tu familia a venir aquí. Puedes cabalgar por el bosque, ordenar a los cocineros que preparen un festín, puedes hacer lo que te apetezca y todo lo que desee tu corazón. Es más, aquí tienes mi llavero. Puedes abrir todas las puertas que quieras, las de las despensas, las de los cuartos del dinero, cualquier puerta del castillo, pero no utilices la llavecita que tiene estos adornos encima.”

(Fragmento de cuento Barba Azul en “La persecución del intruso. El comienzo de la iniciación” del libro Mujeres que corren con los lobos de Clarissa Pinkola Estés).

 

Barba Azul Blue Beard Charles Perrault

 

Así le dijo Barba Azul a su esposa antes de salir de casa… eso promueve nuestra cultura  entre hombres y mujeres para que nosotras en lugar de sacar a la luz nuestro lado femenino más primigenio. Nuestros instintos más innatos que apelan a nuestra libertad irracional y cargada de emotividad, seamos seres dóciles,  fáciles de manejar y reproduzcamos este mundo hegemónico masculino del que somos parte. Se espera de nosotras que en lugar de seguir nuestros sentimientos y nuestros instintos seamos “buenas y dedicadas” madres, hijas, hermanas, esposas, amigas y en estos nuevos tiempos además buenas profesionales y exitosas en la vida pública. Se espera que seamos buenas madres pero desde el paradigma occidental en el que una madre no entrega su cuerpo, ni su leche a sus hij@s. No los carga demasiado, ni les canta, ni los arrulla para dormir, ni se desnuda en el piel con piel para acunarlo y proveerle calor, confort, seguridad. Una buena madre que atiende, alimenta y cuida pero sin entregarse en el cuerpo a cuerpo, en los olores y sabores que rodean a la lactancia materna, siempre usando intermediarios que interfieran en ese vínculo profundo y biológico que acompaña a la maternidad  real. Ser buena madre incluye usar biberón para que no sea tu cuerpo el que alimente, usar cochecito para que no sea tu cuerpo el que cargue, usar cuna para que no sea en tu cuerpo que duerman, usar ropa para que no sea tu olor el que respiren y con todo eso que no sea demasiado su apego a ti, ni el tuyo a ell@s. Ser buena madre incluye que puedas dejar a tus hij@s al cuidado de otr@s para que puedas regresar a la vida pública a la brevedad y seas económicamente activa y por ende valiosa para tu sociedad.

Ser buena madre en occidente es tener hij@s pero sin comprometerte demasiado con ellos, sin darles demasiado amor, ni seguridad, ni cuidados para que crezcan lo suficientemente desvalidos y desamperad@s como para llenar esos vacíos en adicciones (compras, drogas, alimentos, alcohol). Dejar una huella de carencia profunda a nivel primal es parte del sentido occidental en torno a la maternidad, de manera tal que crezcan sujetos fáciles de disciplinar, domesticar pero con la suficiente agresividad como para que perpetuar la violencia, la competitividad, la guerra.

Enfrentarnos y defender nuestro derecho a ser madres que se rigen no por su cultura sino por su biología es una revolución profunda en defensa de nuestro derecho de mujeres a entregarnos a una vivencia irracional, e intuitiva. No se trata de ser madres desde valores y estándares establecidos por una u otra cultura, no se trata de aplicar juicios de valor en torno a la maternidad; sino de entregarnos a nuestr@s hij@s guiadas por nuestras hormonas, por nuestro cerebro primitivo. ES ser madres desde la necesidad de nuestro cuerpo que al ser prestado a nuestros hij@s ser redimensiona, se ensancha, se transforma y se conecta con ámbitos que hasta entonces nos eran desconocidos. Es la oportunidad de redimensionar nuestros límites y de crecer en ellos.

barba azul

 

Anuncios
Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

El dolor y el miedo en el parto

De la madre o de quiénes acompañan alCuando el dolor de parto es vivido sin miedo y entendido como la señal neurológica que nos guía en el nacimiento de nuestros bebés se convierte en nuestro aliado y guía. Es impresindible que algunas señales le indiquen a nuestro cuerpo que nuestro bebé está listo para nacer , las contracciones uterinas son esa señal maravillosa.

Nuestro útero comienza a moverse longitudinalmente a todo su largo y el cuello uterino que se mantuvo cerrado y alargado durante toda la gestación comienza a adelgazarse y abrirse para dar paso a la cabeza de nuestro bebé. Nuestro bebé desde dentro con el movimiento de sus piernas y el empuje de su cabeza ayuda a que ese proceso de apertura (dilatación) y de adelgazamiento (borramiento) transcurra de manera más rápida y eficiente.

La sensación que acompaña a estos movimientos de útero y bebé puede ser más o menos dolorosa dependiendo de la sensibilidad al dolor, de la historia personal y del acompañamiento que tenga la embarazada durante su parto. El miedo es un elemento subjetivo y totalmente psicológico que predispone a la embarazada hacia sentir más intensamente el dolor y a bloquear el avance de la dilatación y el borramiento del cuello uterino.

Si entendemos al dolor como una señal que nos guía para movernos y facilitar la apertura de nuestro cuerpo, y que terminará antes en tanto menos resistencias pongamos entonces el proceso será más fácil, rápido y hermoso.

Con la dilatación a 10 y el borramiento al 100% todavía no termina el parto, aún falta que bebé recorra la vagina (alrededor 8 a 9 cm más de recorrido), corone y la atraviese para salir al exterior. Esta última etapa en la que la sensación de presión sobre el periné en extremo intensa y en ocasiones dolorosa puede ser muy larga y difícil si oponemos resistencias y nos contraemos en lugar de abrirnos. Abrirnos desde nuestra boca, soltarnos en la respiración, relajar el periné, no aferrarnos al dolor sino soltarnos guiadas por él y confiar en el empuje del bebé que con la ayuda de las contracciones cuenta con la fuerza necesaria para nacer, es suficiente para ese momento final en que nuestro hij@ está casi a punto de nacer. Esa etapa en la que el  bebe recorre la vagina totalmente empujado por el reflejo de eyeccion que el cuerpo materno experimenta está muy influenciada por el estrés o el miedo de la madre o quiénes la acompañan en el parto.

El dolor de parto es un aliado que nos guía y nos acerca al momento de abrazar a nuestros bebes.

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario

En favor de nuevas paternidades en México

Esta galería contiene 2 fotos

Un pequeño y aparentemente insignificante cambio a una de las fracciones de la “Ley General para la Igualdad entre Mujeres y Hombres” en México acaba de ser anunciado ayer 24 de marzo de 2016 por el Diario Oficial de la … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

Orgullosamente feliz de compartir vida con un hombre que no me ayuda

Esta galería contiene 2 fotos

a Renato, a mi padre. La hermosa reflexión “Yo no ayudo a mi mujer con los niños, ni las eareas de la casa” del psicólogo español Alberto Soler publicada en su blog, me hizo reflexionar sobre este tema que siempre ha estado … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

El inicio de la sexualidad y su vínculo con la maternidad.

Esta galería contiene 5 fotos

Si se parte de entender la sexualidad como todos los eventos relacionados con el proceso sexual-reproductivo y que en el caso humano abarcan los niveles anatómico, fisiológicos y también los psicológico-culturales. Dimensión última que en el caso de la sexualidad humana incluye los … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

El nacimiento y el “miedo a lo que pueda pasar”

Esta galería contiene 1 foto

Por mi experiencia personal puedo decir que el nacimiento sobretodo de un primer hij@ marca radicalmente nuestra vida como seres humanos, en especial como mujeres dado que biológicamente llevamos el peso del embarazo, el parto y la lactancia. En mi … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

Apego inseguro y crianza responsiva.

Esta galería contiene 2 fotos

Micelys Torres. Antropóloga del nacimiento y la crianza. Un vínculo de apego inseguro no sólo se construye cuando a través de la crianza no somos padres responsivos que atendemos prontamente las necesidades de nuestros bebés y niñ@s pequeñ@s. También en el … Seguir leyendo

Galería | Deja un comentario

La violencia infantil ¿causa o consecuencia?

Nos preocupa el tema de la violencia infantil pero para evitarlo tenemos que hacer un esfuerzo como sociedad y transformar radicalmente actitudes y comportamientos del nuestro día a día. Los seres humanos nos somos violentos por naturaleza como muchas teorías sociales … Seguir leyendo

Galería | 1 Comentario

Feminidades aceleradas: el reto de las nuevas feminidades y paternidades.

Vivir, movernos, crecer, parir-nacer aprisa son las máximas de este occidente hegemónico en el que vivimos y para el que sólo somos una pieza más en un todo disfrazado de productividad y consumo. Si no andamos suficientemente a prisa insertados … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

Amamantar: la mejor bienvenida para todos los bebés.

Esta galería contiene 1 foto

El sólo hecho de nacer implica para el bebé un cambio radical en su estilo de vida y por ende un estrés que afecta y compromete todo su ser. Durante 38 a 42 semanas el o la bebé vivieron en … Seguir leyendo

Galería | Etiquetado , | Deja un comentario