El dolor y el miedo en el parto

De la madre o de quiénes acompañan alCuando el dolor de parto es vivido sin miedo y entendido como la señal neurológica que nos guía en el nacimiento de nuestros bebés se convierte en nuestro aliado y guía. Es impresindible que algunas señales le indiquen a nuestro cuerpo que nuestro bebé está listo para nacer , las contracciones uterinas son esa señal maravillosa.

Nuestro útero comienza a moverse longitudinalmente a todo su largo y el cuello uterino que se mantuvo cerrado y alargado durante toda la gestación comienza a adelgazarse y abrirse para dar paso a la cabeza de nuestro bebé. Nuestro bebé desde dentro con el movimiento de sus piernas y el empuje de su cabeza ayuda a que ese proceso de apertura (dilatación) y de adelgazamiento (borramiento) transcurra de manera más rápida y eficiente.

La sensación que acompaña a estos movimientos de útero y bebé puede ser más o menos dolorosa dependiendo de la sensibilidad al dolor, de la historia personal y del acompañamiento que tenga la embarazada durante su parto. El miedo es un elemento subjetivo y totalmente psicológico que predispone a la embarazada hacia sentir más intensamente el dolor y a bloquear el avance de la dilatación y el borramiento del cuello uterino.

Si entendemos al dolor como una señal que nos guía para movernos y facilitar la apertura de nuestro cuerpo, y que terminará antes en tanto menos resistencias pongamos entonces el proceso será más fácil, rápido y hermoso.

Con la dilatación a 10 y el borramiento al 100% todavía no termina el parto, aún falta que bebé recorra la vagina (alrededor 8 a 9 cm más de recorrido), corone y la atraviese para salir al exterior. Esta última etapa en la que la sensación de presión sobre el periné en extremo intensa y en ocasiones dolorosa puede ser muy larga y difícil si oponemos resistencias y nos contraemos en lugar de abrirnos. Abrirnos desde nuestra boca, soltarnos en la respiración, relajar el periné, no aferrarnos al dolor sino soltarnos guiadas por él y confiar en el empuje del bebé que con la ayuda de las contracciones cuenta con la fuerza necesaria para nacer, es suficiente para ese momento final en que nuestro hij@ está casi a punto de nacer. Esa etapa en la que el  bebe recorre la vagina totalmente empujado por el reflejo de eyeccion que el cuerpo materno experimenta está muy influenciada por el estrés o el miedo de la madre o quiénes la acompañan en el parto.

El dolor de parto es un aliado que nos guía y nos acerca al momento de abrazar a nuestros bebes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s