El llanto en la primera infancia

 

La cultura va a constituir la herramienta que nos ha convertido en los seres humanos que somos, y es la que ha permitido la acumulación de conocimientos que nos distingue del resto de las especies vivas. Ese proceso de aprendizaje cultural al que hemos llamado convertirnos en SERES HUMANOS, es necesario para cada nueva cría (los bebés, niñas, niños y hasta adolescentes) e ineludiblemente ese aprendizaje va apagando los pocos mecanismos innatos (aquellos con los que se nacen) que todavía conservamos como especie biológica. El llanto es uno de esos mecanismos con los cuales nacen los bebés humanos (es decir es innato, los bebés no aprenden a llorar sino que en sus genes ya está determinada la capacidad de llorar) y que tiene la función biológica de garantizar la supervivencia de los indefensos y dependientes bebes humanos.

¿Qué opinas al saber que fue precisamente la capacidad de llorar de los bebés humanos la que nos garantizó la supervivencia como especie? ¿quienes piensas que lograrían sobrevivir hace millones de años cuando los humanos vivían en cuevas y cazaban para alimentarse, aquellos bebés que permanecieran en silencio cuando sus madres los colocaban en el suelo frío y árido o aquellos que lloraban inmediatamente reclamando el ser cargados? Seguramente un bebé abandonado a la intemperie por sus progenitores no sobreviviría mucho tiempo al frío o al calor, o moriría de hambre y sed, o en el peor de los casos sería devorado por las fieras. Es por eso entonces que el LLANTO EN LA PRIMERA INFANCIA TIENE UNA FUNCIÓN DE SUPERVIVENCIA PARA CADA BEBÉ. Hace miles de años sólo aquellos bebés que lloraban de inmediato al separarse de su madre lograban sobrevivir ante todos los peligros que los asechaban y por ende se garantizaba así que la especie perdurara.

Eso hizo que los genes de los bebés que lloraban fueran los que se trasmitieran y de ahí que los bebes actuales conserven el  mecanismo de llorar para comunicarse y sobrevivir. De modo que resulta importante poner atención al llanto de los bebés en especial los recién nacidos que aún no cuentan con otros modos de comunicación. El llanto de un o una bebé intenta comunicar los diferentes estados por los que pasa el o la pequeña luego de abandonar la seguridad y confort del útero materno. El cambio que viven las crías mamíferas al nacer va desde aprender a respirar, a alimentarse por si mismos pues antes les llegaba el alimento directo a su sangre, adaptarse a la luz a los sonidos, hasta el tener que ajustarse a las nuevas sensaciones que le llegan a través de la piel.

Ese proceso es abrupto y traumático para los bebes, en especial el que implica la separación física del cuerpo de la madre, genera en ellos una angustia por la pérdida en la cual el llanto es el único mecanismo para demandar la atención y cuidados, que unos meses atrás en la etapa uterina estaban garantizados. Es por eso entonces que puede resultar en traumas fuertes para los pequeños y pequeñas si se ignorar el llanto, no se atiende rápidamente o se confunden las demandas de atención con hambre, como suele suceder frecuentemente. Ese trauma se acentúa cuando los bebés son separados tempranamente de sus madres o no son amamantados por ellas; pues el contacto con el seno materno además de alimento le brinda al pequeño o pequeña un vínculo similar al existente en el útero.

Los estudios antropológicos defienden que en especial los primeros 3 meses de vida de los bebes humanos son una extensión de la etapa intrauterina, puesto que los bebes humanos nacen muy inmaduros comparados con otras crías animales. De modo que es durante los primeros 3 meses mayoritariamente y que se extiende hasta al 1er año de vida, la etapa en que estos recurren principalmente al llanto para comunicar cosas a quienes los rodean. En muchas culturas distintas a la occidental aún en la actualidad los bebes permanecen en el regazo de sus padres y madres en tanto estos realizan actividades cotidianas. De modo que los bebés recurren con menos frecuencia al llanto puesto que se sienten acompañados, sus demandas son atendidas de inmediato y como por lo general son amamantados por sus madres, pueden alimentarse sin las esperas que implica el tener que preparar sus alimentos. Eso hace que sean niños, niñas, adolescentes y luego adultos más felices, menos estresados, que cargan menos miedos, con menos tendencia a la violencia, a la obesidad o al consumo de drogas y sin sensaciones de abandono y desamparo, como las que cargan muchos adultos en nuestros días.

El llanto aunque es un mecanismo innato y normal al que recurren los bebes a modo de llamar la atención de sus cuidadores, aparece como la respuesta biológica de estos ante una SITUACIÓN ESTRESANTE Y MOLESTA. Lo cual implica que de no ser escuchado y atendido oportunamente largos episodios de llanto desencadenen procesos de frustración y apatía en los más pequeños que se expresa luego en desinterés y falta de estímulos para el aprendizaje y el desarrollo psicológico apropiado. Los bebes que se consuelan solos o aquellos en los que se sustituye alimentos por atención y cuidados, tienden a ser niños, niñas, adolescentes reprimidos y sometidos desde su primera infancia y que van a cargar con esas frustraciones por el resto de su vida.

Como dice el obstetra y ginecólogos Michel Odent “Cuando un recién nacido aprende en una sala de nido que es inútil gritar… está sufriendo su primera experiencia de sumisión.”. Esa experiencia traumática si se vuelve recurrente desencadenará daños psicológicos en los más pequeños, precisamente por eso resultan INACEPTABLES algunas posturas defendidas por nuestra cultura occidental, de dejar llorar a los bebes, niños y niñas con la justificación de que así APRENDEN. Estos planteamientos que parten del supuesto de que el llanto es un modo de chantaje que usan los y las pequeñas para someter a sus progenitores, familiares y cuidadores son completamente erróneos y ATENTAN CONTRA LA INTEGRIDAD FÍSICA Y EMOCIONAL de nuestras indefensas crías humanas.

Todos y todas nos hemos sentido irritados, nerviosos, frustrados y en algunos casos hasta fastidiados ante el llanto de un bebé, de un niño o niña; pero pocos intentamos calmar ese llanto satisfaciendo la demanda de atención, cuidados y que no siempre implica hambre, que ellos y ellas intentan expresar. La tendencia más generalizada en nuestra cultura a la hora de atender el llanto del bebé es asumir que SIEMPRE LLORAN POR HAMBRE, y por ende muchas veces se recurre a la sobre alimentación para callarlos y calmarlos. A veces sin dudas el llanto de los más pequeños antes del 1er año de vida puede indicar que el o la pequeña esté hambriento, pero en otras muchas ocasiones implican emociones, sensaciones y experiencias más complejas relacionadas con la perdida del vínculo directo con la madre.

La lactancia materna a libre demanda y directamente del seno de la madre tiene la ventaja de que además de proporcionarle el alimento que el bebé pueda necesitar, le brinda la posibilidad de cercanía, contacto y compañía necesaria para el pequeño. Lo cual hace que los bebes satisfagan varias necesidades en una, a la vez que NO SON acallados sus lamentos con biberones o comidas que no terminan de satisfacer sus carencias emocionales y afectivas. Es frecuente en nuestro occidente encontrar a padres, madres, abuelos, familiares o cuidadores que recurren a darle un trozo de pan, una galleta o una tortilla a un bebé lloroso para que se calme y se queden tranquilos sentados en su sillita, en la carriola o en la andadera. Sin dudas con esta acción se resolvió parte del problema, logramos callar el llanto del o la pequeña, logramos que dejara de llorar y por ende aunque suene fuerte, de DEJARA DE MOLESTAR NUESTROS OÍDOS CON SUS GRITOS. Cabría preguntarnos al acallar el llanto logramos satisfacer la necesidad que demandaba el bebé, niño o niña o sólo le enseñamos a contenerse y desviar su necesidad en ansiedad hacia la comida lo que en el futuro podría volverse en otros tipos de adicciones como el alcohol, el cigarro y las drogas.

Se ha demostrado que la tendencia hacia la ansiedad y por ende hacia el consumo de sustancias que la alivien (alcohol, drogas, cigarrillos, alimentos) tienen sus orígenes en la primera infancia. Que aquellos niñas, niños, bebes que no fueron atendidos oportunamente a los que les dejaron llorar y consolarse solos o en los que se suplió atención, cuidado, compañía con comida tienden a ser adultos más ansiosos y por ende más propensos a las adicciones.

El llanto es el UNICO mecanismo del que disponen los pequeños y pequeñas crías humanas para mostrarnos sus necesidades y hacernos saber su malestar o descontento. Siempre el llanto tiene una causa profunda y NUNCA es un mecanismo de chantaje o control al que recurren los niños y niñas para molestarnos. Incluso los más grandecitos que ya han APRENDIDO A LLORAR, cuando lo hacen están reflejando a través del llanto otras insatisfacciones y carencias que han ido quedando en el complejo camino de su desarrollo. Las llamadas PERRETAS también tienen una causa y reflejan una demanda infantil y no son sólo caprichos azarosos a los que quieren someternos nuestros pequeños como padres y madres.

¿Mi sugerencia?, pongámosle atención al llanto infantil. Dejémonos llevar por nuestro instintos de abrazarlos y demostrarles amor, OLVIDEMOS LAS RECOMENDACIONES CULTURALES DE DEJARLOS LLORAR y aprendamos a diferenciar y a reconocer porque lloran y que expresan nuestros hijos e hijas a través de su llanto. Todo esto partiendo de que sepamos que los bebes, niños, niñas y adolescentes NUNCA LLORAN POR GUSTO y por tanto algo nos quieren hacer saber a través de su LLANTO.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Maternidad-paternidad responsable y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s