Apego

 

Desde la responsabilidad debería ser el modo como asumiríamos la maternidad y la paternidad en nuestra cultura. La responsabilidad de ser padres y madres va acompañada del compromiso que adquieren estos de velar por sus hijas e hijos, de protegerlos y educarlos para convertirlos en SERES HUMANOS. Como hemos comentado el proceso de convertir a un bebé humano en UN SER HUMANO portador de determinados hábitos, costumbres, idiomas y prácticas culturales dura más de una década.

Ese proceso debe partir de la RESPONSABILIDAD y el COMPROMISO de las madres y padres para acompañar, guiar y formar a ese ser que carece de las herramientas necesarias para sobrevivir por si sólo, y que necesita completar su desarrollo biológico antes de poder lograrlo. Lamentablemente las tensiones, el estrés moderno de las madres y padres y las nociones de desarrollo establecida por occidente, tienden a ceder la responsabilidad materno-paterna a espacios que deberían tener un PAPEL SECUNDARIO en el proceso de educar a los hijos e hijas como: los abuelos, la guardería, las niñeras o la escuela. Incluso las madres que hasta mediados del siglo XX habían sido figuras protagónicas en la educación de sus hijos e hijas, en la actualidad cada vez participan menos y conviven menos tiempo con sus pequeños y pequeñas, en aras de cada vez participar más en la vida LABORAL y ECONÓMICA.

Cada día son más los niños y niñas que pasen la mayor parte del día acompañados de 3ras personas, incluso antes del año de vida, en lugar de estar junto a sus progenitores. Las mujeres han ganado participación en la vida laboral y profesional, algo sin dudas es muy positivo para nuestro crecimiento personal como mujeres, pero esta circunstancia  ha generado un vacío en el espacio privado y familiar que lamentablemente no está siendo llenado adecuadamente. La participación de la mujer en la esfera laboral, sin facilidades para una maternidad exitosa (licencias de maternidad muy cortas y mal pagadas) como si sucede en algunos países de Europa y Norteamérica, y la falta de participación del hombre en el ámbito doméstico y familiar propicia que los niños y niñas tengan que ser educados por desconocidos o en el mejor de los casos por sus abuelos y parientes.

Este hecho no tiene en cuenta que es desde el apego que genera el o la bebé con la madre (o persona que materne) en particular durante los primeros 2 a 3 años de vida, y con el padre posteriormente, lo que le permite desarrollar la seguridad y la confianza necesaria para convertirse en un ser humano independiente y feliz. Las crías humanas, como muchas otras crías animales, son completamente dependiente del cuidado y la protección de sus progenitores y en nuestro caso como hemos comentado se necesitan esos cuidados por más tiempo que en el resto del reino animal. Es la conexión que se genera a través de la mirada de la madre el primer vínculo de reconocimiento que establecen las y los bebés con el mundo humano y desde el cual inician el proceso de CONVERTIRSE EN SERES HUMANO.

¿Sabías que la mirada de la madre (o del primer cuidador) es el primer espejo en el que nos miramos durante nuestra vida? El mundo del bebé se reduce inicialmente al contacto con sus padres, en especial con la madre, y es la mirada materna la que le proyecta la seguridad de sentirse protegido, aceptado, amado, reconocido. Sin una mirada materna llena de amor, de sentimientos de alegría, de aceptación, el bebé no podrá construirse una imagen positiva de si mismo, empezando por su relación con su propio cuerpo. Es esa relación la que le proyecta la seguridad y la confianza para en el futuro aceptarse y amarse a si mismo, y por ende tener la autoestima necesaria para su desempeño. Es esa mirada directa a los ojos del bebé la que permite la comunicación de este con su padre y madre, y que resulta  imprescindibles para reconocernos como SERER HUMANOS.

La mirada-espejo materno-paterna es INDISPENSABLE para un desarrollo psicológico apropiado de los bebés humanos. Cuando esa mirada es sustituida por la mirada de cuidadores externos por supuesto que NUNCA irá acompañada de TODO el amor que los padres y madres biológicos o aquellos que desean profundamente a un bebé (como en el caso de algunos padres adoptivos) pueden llegar a sentir por sus hijas e hijos. Lo mismo sucede si los progenitores no dedican suficiente tiempo a acompañarles, a intercambiar con ellos y ellas, y en especial si se sustituye el amoroso y prolongado acto de AMAMANTAR por un biberón que se vacía en pocos minutos, a los cuales se limita el contacto.

¿Sabías que los bebés amamantados además de obtener el alimento más apropiado para ellos en el seno materno, LA LECHE HUMANA, obtienen además protección, seguridad, amor y que este contacto más prolongado se revierte en una imagen más positiva de si mismos y en mayor APEGO hacia su madre? ¿Sabías que la distancia a la que queda el bebé del rostro de su madre durante el acto de amamantar es la distancia justa a la cual el bebé recién nacido, que todavía no tiene totalmente desarrollada su visión, puede observar el rostro de mamá y reconocerse en su mirada cargada de amor? ¿Sabías que los bebés amamantados pasan más de 7 horas al día en brazo de sus madres sólo para ser amamantados, sin contar otras actividades como jugar, cambiarlos, bañarlos, en tanto los bebés que se alimentan con biberón sólo pasan en brazos de sus madres unas 2 horas diarias para ser alimentados?

Sin dudas el PROLONGADO contacto cuerpo a cuerpo que permite la LACTANCIA MATERNA entre bebé y mamá no es sustituido por ninguna otra forma suplementaria de alimentación. A lo que se debe que la lactancia materna permita la formación de bebés con imágenes más positivas de si mismos y que estos se sientan más apegados e identificados con su madre. Inicialmente el apego se da hacia la madre por el intenso contacto y se proyecta hacia el padre con posterioridad  y por mediación de la madre, debido a que la mirada materna va cargada de la paterna, especialmente cuando se da un vínculo de amor entre los progenitores.

Es la mirada el lenguaje más importante para los bebés humanos hasta alrededor de los 4 meses de vida en que comienzan a adquirir nociones del lenguaje corporal y del lenguaje articulado y continúa siendo básica por el resto de la vida. Es precisamente desde esa mirada positiva y amorosa que le proyectan los progenitores a los bebes, desde la cual se construye el VÍNCULO DE APEGO que une al bebé con el mundo humano que todavía le es desconocido.

Lamentablemente las tendencias culturales de los últimos años promovidas desde el occidente globalizado atentan con sus prácticas contra el APEGO PADRE-MADRE-BEBÉ. En ese sentido la separación se produce demasiado temprano por necesidades laborales y va más allá del marco familiar con la aparición de las guarderías. La urgencia en nuestra cultura es la de poner a los bebés a dormir en sus cunas o incluso en su propia habitación desde casi recién nacidos, de dejarlos llorar, de no cargarlos, de transportarlos en carriolas en lugar de en brazos, de dejarlos en columpios, de ponerlos en andaderas en lugar de acompañarlos (sin interferencias, ni presiones) en el proceso de gatear-caminar. En resumen de dejarlos que crezcan prácticamente solos, acompañados por la televisión o en manos de cuidadores que serán quienes les enseñen a nuestros hijos e hijas lo que es convertirse en un SER HUMANO.

Contrariamente a lo que se piensa popularmente, la psicología y la antropología de la crianza han demostrado que la tendencia occidental de disminuir el apego, atenta contra la seguridad y la confianza requerida por los niños y niñas para su buen desarrollo psicológico. Es precisamente desde el APEGO generado por un vínculo fuerte con los progenitores, que surge en bebés, niñas, niños y adolescentes la posibilidad y necesidad de exploración del mundo exterior; puesto que sólo salimos a explorar si sentimos seguridad y confianza para hacerlo. La seguridad y confianza indispensables para alcanzar la etapa de independencia que se inicia paulatinamente a partir de los 2 años de vida en los humanos, no es posible si antes de los dos años no se estableció un FUERTE VÍNCULO DE APEGO del bebé hacia sus progenitores.

Podría parecer paradójico pero resulta que los bebés MAS APEGADOS A SUS PADRES serán más seguros y por ende alcanzarán más rápido la independencia y confianza necesaria para explorar por si mismos el mundo. En tanto los bebes que no desarrollan o desarrollan poco apego hacia sus progenitores por haber sido separados tempranamente de estos, serán más inseguros y por ende tardarán más tiempo en alcanzar la independencia. Una triste consecuencia de esta situación la vivimos actualmente en nuestro mundo occidental con cada vez más alta incidencia de jóvenes y adultos inseguros y dependientes que todavía siguen buscando protección y seguridad en la mirada materno-paterna, porque carecieron de un favorable apego en la infancia más temprana.

Si realmente como padres y madres queremos que nuestros hijas e hijos sean adultos autónomos, independientes, sin miedos e inseguridades, sin adicciones, la solución es tan sencilla como compartir con ellos y ellas el mayor tiempo posible, mimarlos, AMAMANTARLOS y dejarlos lo menos posible al cuidado de terceros, especialmente durante sus primeros 3 años de vida. Precisamente para adquirir independencia se necesita seguridad y confianza y estás sólo se adquieren a través de un PROFUNDO Y FUERTE VÍNCULO DE APEGO hacia nuestras madres y padres.

Anuncios
Galería | Esta entrada fue publicada en Maternidad-paternidad responsable y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Apego

  1. Gloryen dijo:

    Estan muy bien sus articulos es lo mejor del mundo amamantar a tu bebe yo lo eh echo un año a libre demanda y eh sido muy criticada que ya no debo darle que por que se va hacer dependiente y no crecera pero con sus articulos me impulsan a seguir con mi idea de seguir con la lactancia materna

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s